A3144776038 16

Daniel Mancero

París, Francia

Fav Tracks:

  • Sudamérica
  • Retrato de Salomé
  • Níspero
6500

Piano Solo

Daniel Mancero

(2018)

por: Andres Vargas

02.Jul.2018

Durante la última década, Daniel Mancero ha elaborado un estilo que, con certera precisión, balancea su idiosincrasia con la realidad del contexto que vive. El compositor, que parece estar siempre en constante búsqueda, tiene como virtud nunca perder su voz. Su trabajo tiene tanto de auténtico como de arriesgado. Cada entrega es notable por la exigencia que demuestra consigo mismo y la responsabilidad con que elabora su música. Piano solo es un testimonio del crecimiento que ha tenido Mancero como compositor e interprete. El cuidado en cada nota a ejecutar, la sobriedad al momento de desarrollar las ideas que componen la música y un uso óptimo de los recursos que tiene como pianista hacen de este disco una obra que funciona con solvencia a varios niveles de profundidad.

 

 

La obra vive entre pulsaciones, pedales y espacios de tiempo elástico. Disfruto mucho la distancia entre nota y nota; los motivos rígidos y pulsantes proporcionan continuidad y los motivos flexibles ofrecen respiro, funcionando cual cantante, aclarando el paisaje, relajando al oyente muscular y emocionalmente. El uso de la poliritmia en la obra es ejemplar, la amalgama de diversos pulsos, métricas y ritmos provee sorpresa, el resultado se siente muy orgánico gracias a su impecable ejecución.

 

El uso de la pentafonía en temas como “Sudamérica” me recuerda parcialmente a “Ritmos Panteisticos” de Marvin Sandi, ilustre compositor boliviano del siglo XX. Y es que, en diversos momentos, la obra se hace visual, los paisajes se nos muestran a través de los ojos del compositor para posteriormente convertirse en textura, en imagen difusa, en emoción. La paciencia con que Daniel Mancero transita entre paletas, sensaciones y terrazas emotivas es excepcional; encuentro el lenguaje del compositor elocuente y bello.

 

La obra se desarrolla a partir de varias voces que articulan el lenguaje previamente abordado. Escuchar cada una de ellas con atención resulta sumamente interesante. Las voces elaboran un discurso, se encuentran entre sí, conflictúan, a veces se resuelven, a veces prevalece la duda. El ímpetu de la obra termina habitando tanto en el resultado que se genera cuando las voces articulan juntas como en disfrutar cada una de ellas, de cada historia, de cada frase. En este sentido uno de los puntos cumbre, para quien escribe esta reseña, es “Retrato de Salome”; tema en el que la descarga de arpegios que sucede pasado el primer minuto suspende al oyente en el aire con placentera efectividad.

 

Noche rondeña llega al final del disco como una reafirmación de todo lo expuesto. Colores tenues dan paso a resplandores que reconfortan, que culminan el disco a paso intermedio entre albazo y yaraví en emotivo y vulnerable cierre. Después de escuchar la última nota recomiendo descanso y la reflexión alrededor de las nociones que expone la música de Daniel Mancero en Piano Solo.

 

Felicitaciones anexas a Pulso Records por la magnífica calidad de registro y por hacer visibles propuestas de esta magnitud. Un disco con carácter desafiante, arriesgado, transparente y cuidadoso hace de Piano Solo, desde mi perspectiva, una de las obras más relevantes del año. Su importancia se extiende a varios planos que trascienden lo sonoro, integrando conceptos de sociedad, de identidad y de reflexión que con gran valentía Daniel Mancero se cuestiona a sí mismo a través de la música. Música que vive en dimensiones que existen más allá de lo que se escucha.