500x500

Swing Original Monks

Quito, Ecuador

Fav Tracks:

  • Jolgorio
  • Llévame
  • Naza
5400

Cocinando en los orígenes

Swing Original Monks

(2018)

por: Fernando Vásquez Rivadeneira

21.Jun.2018

Hay que considerar que esta grabación toma por sorpresa a los seguidores de la banda. Después del éxito comercial de su previo trabajo: Somos (2016), los Monks aprovecharon para darle continuidad a su presencia en los escenarios nacionales, logrando que el ímpetu del lanzamiento no decaiga, y la algarabía de sus seguidores permanezca intacta. De esta manera, Cocinando en los Orígenes, llega como un empujón adicional para que la avalancha creativa del Swing Original siga su curso a pesar de cualquier pronóstico.

 

Los Swing tienen una agudeza particular para escoger y enamorar a su equipo de productores musicales. Generalmente los encontramos rodeados de los mejores nombres del circuito gracias a que sus espectáculos en vivo resultan muy emocionantes; de hecho, fue en vivo como lograron conocer y convencer a Eduardo Cabra, productor y músico de Calle 13, para que trabajase junto a ellos. Su carisma los ha llevado lejos, eso es indiscutible; sin embargo, este nuevo trabajo es diferente: Ha sido producido por Ivis Flies, músico y productor ecuatoriano de larga trayectoria, reconocido a nivel internacional como un catalizador de la fusión de la cultura andina y amazónica con la música del presente. La firma de Ivis es notable en este EP de 16 minutos de duración, que fue concebido para musicalizar diferentes episodios del programa del que toma el nombre este disco, el cual se transmite vía YouTube, y pretende recorrer el Ecuador buscando los secretos de sus recetas de cocina originarias.  

 

El sonido de marimba y otras percusiones afro-ecuatorianas en el track introductorio es una estampa inconfundible de Flies quien, a través de todo el disco, maneja su estilo con modesta elegancia adaptando la propuesta distintiva de la banda al sonido autóctono que lo caracteriza como productor. El desempeño melódico de Natalia, vocalista de la banda, es sólido, la densidad lírica le permite explorar nuevos matices que se acomodan a su voz.

 

 

 

La atmósfera se logra, al ver las imágenes del programa, la música le hace juego. Bingo, parece que se puede esperar algo interesante: En seguida el segundo track, Llévame, me recuerda no tan ligeramente a la música Makossa de Camerún o al Calipso de las Antillas, pero el beat electrónico y la estructura de síntesis lo mantienen fresco, domesticable, y divertido. Bailadores Migrantes es quizá el punto alto del disco, pese a no ser mi favorito. Su tempo extra rápido entrega lo que un fanático Monk necesita para estar satisfecho, baile desenfrenado y sudor. Nuevamente se siente una mesurada evolución melódica en la voz de Madrigal.

 

Llega el turno de Baumann,  capitán del equipo, quien hace aparición protagónica en mi track predilecto: Naza, un beat de tempo moderado, inconfundiblemente afro-andino, que crea un ambiente muy cálido y etéreo a modo de Danzante, con un colchón armónico novedoso y muy bien combinado en la sonoridad selvática de los Wasá y nuevamente  la marimba. Me quedo con la necesidad de una guitarra más corto-punzante y meticulosa con el tono y las texturas que se proponen, pero aún así, considero que el trabajo de Obadía, su guitarrista y tercer ariete, es sobrio y prolijo en esta placa.

 

Posteriormente, con un sombrío contenido de subgraves sintetizados, melodías principales de corte solemne, y coros delicados, casi celestiales, que incluso se roban el protagonismo en determinados momentos, Vengo cierra la experiencia sonora que ofrecen los Monks para acompañar las imágenes del programa,

 

Me agrada que los Monks, como se les conoce en Ecuador, integren este estilo musical en sus nuevos desafíos compositivos, pues a título personal puedo decir que les favorece, e incluso logra sacarlos de su zona de confort con particular naturalidad.